Trabajo Social: ¿Crisis y oportunidad?

Quería inaugurar mi nuevo blog con una entrada que fuese una declaración de intenciones de lo que aquí se pretende, cuestión compleja cuando se trata de mi, puesto que hay diversos temas que me gustaría poner sobre la mesa.

Finalmente, y después de una sesión con mi terapeuta en la que expuse las diferentes entradas que tenía en mente (gracias Miguel) opté por coger su consejo y hacer un análisis totalmente personal de cómo está el Trabajo Social en estos momentos.

Para mi es un ejercicio de exposición, dado que puede que algunas de las opiniones y observaciones que aquí se viertan no sean del todo populares o ampliamente aceptadas.

Bien, vamos a lo que nos ocupa:

Yo comencé a escribir en mi primer blog allá por 2010, llevaba solo un año estudiando Trabajo Social, y mi objetivo en aquel momento era el de dar una visión crítica y curiosa de la profesión, que la pusiese sobre el mapa en redes sociales. Quería que se comprendiese qué era el Trabajo Social.

Ahora en 2021, el Trabajo Social está en el mapa, ingresas a Instagram y podrías pasarte un día entero visualizando cuentas asociadas a la profesión ¿Esto es una buena noticia?. Bajo mi punto de vista: no, al menos no como se está dando ahora, si que creo en la difusión de la profesión en redes, pero no por el camino que actualmente transita.

Creo en un Trabajo Social humano, en la que las y los profesionales, con los pies en el suelo, conectemos con la idea de que somos unos seres vulnerables con una serie de herramientas y conocimientos que pueden acompañar a otros seres vulnerables en los cambios sociales que quieran implementar en su vida. En esta afirmación que acabo de hacer entran el respeto, la humildad, la humanidad, la empatía, el secreto profesional, la ética, la praxis o método, el autocuidado, la autocrítica o supervisión hacia nuestro propio desempeño profesional y también la motivación, pasión y vocación por la intervención e interacción con personas.

Desgraciadamente, la profesión en redes sociales en muchas ocasiones simplemente ha perdido el norte. Cuando una profesión está en boca de todxs pero se deshumaniza, pierde o deja atrás alguna de las condiciones que he citado en el párrafo anterior, tenemos un problema.

La crisis de una profesión no acontece por una sola cuestión, por supuesto. La burocratización está siendo otra línea roja. Los servicios sociales han tomado un rumbo meramente tramitador, un espacio que a penas deja tiempos para la intervención real, sobre todo cuando hablamos de entidades en grandes ciudades o núcleos muy poblados. Esto viene dado por la incomprensión del Estado, como ente, de lo que es el Trabajo Social y su incapacidad para implementar un sistema de protección social de tal envergadura que permita establecen esa cuarta pata del estado de bienestar. Desde luego, resulta menos complejo establecer unas ayudas de corte paternalista de aquí y de allí y no ver a las personas como un ser integral y lo que esto supondría en la práctica de la atención ¿Te imaginas que te duele el estómago y además de la medicina, entran en juego la psicología y el Trabajo Social? ¿Te imaginas que les diese por analizar si la pobreza, la desigualdad social o el machismo pueden estar causando ese dolor de estómago?, ojalá.

Si por un lado la intervención social cada vez es menos, y por otro, maltratamos a la disciplina del Trabajo Social sin concederle el respeto que se merece en redes sociales ¿Hacia dónde vamos?

Aún así, me gusta darle una lectura positiva, yo hace un año estaba en un pozo emocional del que pensé que no saldría, ahora, con la distancia y mucho trabajo a nivel emocional, pienso que ese momento de sufrimiento tan intenso que casi me quita la vida, fue también una oportunidad para cambiar viejos esquemas mentales que ya no me estaban funcionando. ¿Qué quiero decir con esto? Quizás, que la profesión se hunda en arenas movedizas, sea la oportunidad para cambiar o quizás, si me apuras, volver a los orígenes, a aquel Trabajo Social humanista/existencialista, a aquel crítico radical, a un Trabajo Social que busca la conexión entre personas, que mira más allá de su propio ombligo y puede generar cambios a nivel macro trabajando en el nivel micro.

Con esta entrada busco llamar a una reflexión desde la humildad, desde ese punto en el que buscamos la mejora, por muy doloroso que resulte darse cuenta de la realidad, por tanto toda opinión constructiva y desde el respeto siempre será bienvenida.

Muchas gracias por leerme, un abrazo!

Publicado por Tamara Fernández Arias

Trabajadora Social. Luchadora. Trabajadora. Culo inquieto. Curiosa ante la vida.

5 comentarios sobre “Trabajo Social: ¿Crisis y oportunidad?

  1. Enhorabuena compi! Hace tiempo que vengo pensando en esto. Es muy positiva la visibilización de la.profesion en redes sociales, pero en ocasiones me pregunto si por conseguir un like estamos desprestigiando nuestra propia profesión. Hay ataques desde dentro de la profesión en estas esferas públicas que no ayudan a la construcción ni a la autocrítica. Así que habrá que andar con cuidado pero es interesante comenzar a recorrer también este camino. Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Vaya alegría el inicio de este blog!
    Gracias por aportar esa visión sensible y amable… y por la ética con lo que entiendes la profesión
    Estoy seguro de que este espacio será una gran fuente de inspiración 🙂

    Me gusta

  3. Y veo te has unido al.club de los del «Nombre propio» 😘😘 Lo veo genial. Hay que personalizar a lo Musk. Somos marcas en nosotros/as mismos.

    Me alegro haya mejorado esas emociones y fantástico análisis. Mucha suerte con este proyecto.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: